Baloncesto masculino

Continúa la racha negativa del Bodegas Rioja Vega.

Tres minutos tardó el Bodegas Rioja Vega en perder el partido ante el Igualatorio Cantabria Estela. Un parcial de 0-11 rompía el encuentro y, aunque el equipo riojano intentó en varias ocasiones remontar el partido, nunca logró recortar toda esta diferencia.

En el Q2, el Bodegas Rioja Vega llegó casi a lograrlo poniéndose a 2 de distancia, en un cuarto de alta presión defensiva y mucha determinación en ataque. Pero sólo fue un espejismo y, esa diferencia de 2, se estiró hasta 6 camino de vestuarios (46-52).

Tras el descanso, ambos equipos entraron muy fríos y apenas lograron anotar 3 puntos en 5 minutos entre ambos (47-54) hasta que el equipo visitante metió un nuevo arreón, ampliando de nuevo la distancia en el marcador (49-62) y obligando a Jenaro a parar el partido para evitar una escabechina mayor. Noguerol estaba en el banquillo y eso el Bodegas Rioja Vega lo nota. Al final, el Q3 acabó con un 58-67.

Quedaban 10 minutos para terminar el partido y podía pasar de todo porque, para eso, esto es baloncesto. El Bodegas Rioja Vega nos ha enseñado su mejor y peor cara en estos últimos minutos. Fue en este Q4 en el que logró vencer al Estela en su visita a Santander; pero también fue durante este cuarto en el qué perdió partidos tras remontadas épicas o, simplemente, no fue capaz de cerrarlos y cayó derrotado.

Pero hoy no iba a pasar nada de eso y, aunque el marcador sí que llegó a ponerse a 4 de diferencia en el ecuador de este cuarto, al final los locales terminaron perdiendo por un 80-90.

Con este resultado, el Bodegas Rioja Vega se mantiene séptimo antes de alcanzarse la jornada 18 en la que deberá visitar al líder, el Zornotza Saskibaloia Taldea, equipo al que sí logró vencer en el Palacio de los Deportes. El partido se disputarán el sábado, 19 de enero, a las 18:30.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba