Segunda B, Liga Iberdrola y Segunda femenina

Se ganó.

Por fin llegó.

Tuvo que ser en Barakaldo, con Lasesarre como testigo, donde el CD Calahorra logrará su primer victoria a domicilio y premiara a esos seguidores que, incansablemente, acuden a ver sus partidos con, por fin, un feliz regreso a casa.

Tuvo que ser en Lasesarre donde se rompiera la racha y volviera a resurgir la ilusión. Tuvo que ser en ese vestuario donde por fin pudimos volver a ver una foto de la plantilla celebrando un triunfo. Allí fue, en Lasesarre donde posiblemente donde menos se esperara y se creyera.

No fue un partido bonito ni vistoso. Fue un partido en el que el Barakaldo tuvo el balón y el CDC la puntería. No hizo falta más, este es el Grupo II de la Segunda B.

Se ganó y eso es lo importante. Se ganó sobre todo por aquellos que nunca dejaron de viajar y siempre creyeron que aquella victoria fuera de casa, por muy difícil que fuera el desplazamiento, terminaría por llegar. Se ganó por esos jugadores que siempre creyeron y nunca le dejaron de luchar. Se ganó por ese entrenador que nunca dejo de desconfiar y de creer que está plantilla podía hacer cualquier cosa que pudiera ser imaginada. Se ganó porque Ubis volvió a luchar cualquier balón que le apareciera alrededor. Se ganó porque Gonzalo sacó todos los balones que intentaban colarse entre los tres palos y la defensa, todos aquellos que llegaban al área. Se ganó porque el centro del campo mantuvo siempre la tensión necesaria. SE GANÓ.

Está victoria es la primera y seguro que tras ella vendrán muchas más porque, lo más difícil de todo, siempre es empezar y, por fin, SE GANÓ.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba